14° FESAALP: recomendados del lunes

Continúa el tercer día de proyecciones en el Festival de Cine Latinoamericano de La Plata que se extiende hasta el 30 de noviembre. Se podrá disfrutar de 150 películas de 15 países del continente. A continuación compartimos los recomendados del día para disfrutar del cine independiente, regional y latinoamericano.

En la sala Polivalente (Pasaje Dardo Rocha) a las 18 se proyecta ¿Quién mató a mi hermano? (2019) de Lucas Scavino y  Ana Fraile. El documental, que se presenta en el marco de la muestra de Derechos Humanos, denuncia la desaparición y muerte de Luciano Arruga a manos de las fuerzas de seguridad. Luciano desapareció el 31 de enero de 2009, su hermana Vanesa y un grupo de familiares y amigos lo busca desesperadamente, con fuertes sospechas sobre la policía local. Durante años el grupo enfrenta amenazas de la policía, manipulaciones de la Justicia e indiferencia del gobierno y de la clase política para esclarecer la desaparición forzada de Luciano. El 17 de octubre de 2014 logran dar con sus restos enterrados sin identificación en el cementerio municipal. El informe indica que su muerte fue producto de un accidente vial la misma noche de su desaparición. Vanesa y el grupo de familiares y amigos denuncian que lo ocurrido se trató de un crimen de lesa humanidad.

En el Ecoselect a las 19 se presenta 24 revoluciones por segundo (2019),  de Carlos Asseph y Marcos Cabero, como parte de la sección Estrenos DOCA (Documentalistas en Argentina). La película narra  una serie de hechos que transcurren los primeros días de abril de 1952, en un relato en primera persona de los protagonistas de la primera revolución obrera de Latinoamérica. El documental, que recoge material de archivo restaurado, aborda las conclusiones de este profundo proceso político.

Más tarde en la misma sala, se proyecta a las 23 Cable a tierra (2013) de Karina Cáceres, el documental es parte de la muestra País Invitado que reúne la obra de ocho cineastas peruanos cuyas películas han diversificado y complejizado la cinematografía peruana en las últimas décadas.  Cable a tierra, es un viaje autobiográfico a través de imágenes, sonidos y textos para evocar recuerdos. Se trata de una reflexión sobre la memoria que nos sumerge en pensamientos y emociones que se presentan y permanecen a lo largo de la vida.