editorial

LATINOAMERICA EN DISPUTA

La historia del cine en América Latina podría ser definida como un cine en disputa. La batalla de las imágenes por narrar un continente dispar, con una riqueza de costumbres, sabores, colores, tradiciones y personajes, no siempre se condicen con el modelo de la mainstream (corriente principal) de la producción audiovisual. Esos seres sociales que recorren las calles de nuestra América, que reivindican a sus ancestros, y a los orígenes de la madre tierra, se cruzan en lo cotidiano con prácticas culturales propias de un mundo capitalista que en su afán por el progreso ha definido un universo demasiado desigual en estos tiempos.
Mientras programamos las películas que son parte de las salas en este 14° FESAALP, no podemos dejar de pensar en las postales de las calles de Chile, las de Ecuador, de Brasil y de Bolivia en meses en que producir un festival, es también la responsabilidad de visibilizar un continente donde los pueblos se levantan contra la opresión de años de violencias.
Hemos transitado una etapa de retroceso en el derecho a las culturas con un Brasil en manos de la derecha más conservadora, y una Argentina que durante cuatro años (2015-2019) ha decidido pertenecer a un mundo que no es el de las disidencias, el de les humildes, les trabajadores, les educadores, les cineastas, les artistas.
 Sin embargo, la cultura es una huella indeleble, donde la disputa está siempre latente y donde el cine es parte de esa extraordinaria tarea de problematizar, construir y visibilizar la identidad.  Un cine imperfecto, tercer cine, nuevo cine, cine de la base, un cine peligroso, divino y maravilloso.
Bienvenides una vez más al FESAALP