PRENSA

Años Luz, un retrato documental de Lucrecia Martel durante el rodaje de Zama.

Hay algo aparentemente invisible en las películas de Lucrecia Martel, como una vibración que trasciende al mismo film. La propuesta de filmar un retrato documental de Lucrecia durante su proceso creativo en ZAMA partió de la curiosidad por develar algo de ese misterio, como en un truco de magia. Lejos de la idea de un “making of”, Años Luz nació como una película secundaria, desprendida de la que ella está filmando. Un documental de observación, íntimo, que intente acercarse a su forma de pensar en el momento de creación. ¿Cómo sería una película con Lucrecia como protagonista?
¿Cómo surge la idea de hacer el documental del rodaje?
Desde un deseo personal de ser testigo del proceso creativo de Lucrecia Martel, casi desde un lugar como de fan, para mí era importante que no sea un documental sobre “Zama” o sobre el rodaje de “Zama”, sino un retrato sobre una directora que siempre admiré y que fue siempre una gran referencia desde que empecé a hacer cine.
¿Y la de incluir el intercambio de mails?
Me interesa mucho ese contrato implícito que se establece cuando uno le propone a otra persona hacer una película, y retratarla y la otra persona acepta, en ese acuerdo es parte de la confianza que se va generando entre las dos personas y el intercambio de mails habla de eso, me pareció interesante para estructurar la película ese intercambio entre Lucrecia y yo, que de alguna manera se relaciona a la correspondencia en “Zama”, porque él espera una correspondencia de su mujer, al igual que yo espero una respuesta de Lucrecia.
¿Por qué el rojo en algunas escenas? ¿Era para delimitar que en esos momentos era la mirada de Lucrecia?
Las escenas que aparecen con el borde rojo es simplemente porque es material de “Zama” y me interesaba mantener el borde como una idea de material en proceso de la película que Lucrecia está filmando, no la mía. Fue clave contar con ese material, gracias a los productores que confiaron y me lo dieron e hice un rastreo para ver en qué momentos Lucrecia daba indicaciones, fue un material para darle entidad, porque siempre la vemos a ella sin saber qué filma o mira, así la imaginamos a ella y lo que piensa.
 Años Luz forma parte de las Noches Especiales. Se exhibe el viernes 28 de septiembre / 20hs / Cine Select

Clementina, el terror acecha en el hogar

Jimena Monteolivaes una de las grandes productoras del cine independiente argentino, su trabajo cinematográfico destaca por filmes como “Pompeya“ (2010), “Estrellas“ (2007), “Kryptonita“ (2015). Con “Clementina“  toma la dirección, para contarnos la historia de Juana, quien después de ser atacada brutalmente por su esposo, regresa a casa y comienza su recuperación. Sin embargo, cosas extrañas suceden en la casa y la hacen dudar sobre lo que realmente pasa y lo que su mente puede generar. Jimena escribe, dirige y produce primordialmente cine de género, combinado con el horror, sangre y erotismo.
Clementina, cuenta Monteoliva, es una historia “de venganza y de fantasmas”, protagonizada por una mujer que golpeada por su marido, pierde un embarazo avanzado, “y al volver a su casa tras un tiempo en el hospital, empieza a ver cosas”, cuenta su autora. “No sabe muy bien si es su marido que está escondido allí, si es el fantasma de la nena que no llegó a nacer, o si se está volviendo loca. Repulsión y El bebé de Rosemary, de Polanski, son dos de nuestros referentes”.
Clementina de Jimena Monteoliva forma parte de la Competencia de Aullidos. Se exhibe el viernes 28 de septiembre / 22hs / Sala Polivalente – Pasaje Dardo Rocha

“La flor de la lengua de vaca”, más allá de las armas

El documental “La flor de la lengua de vaca”, de Germán Reyes Ruiz llega a la Competencia Oficial de Cortometrajes del FESAALP 2018.
La película narra la historia de una joven que vive sus últimos días como guerrillera, entre un probable proceso de paz y el recuerdo de una infancia dura con un intento de violación de su padrastro, hecho que motiva su entrada en las FARC-EP.
“Hacía tiempo que quería hacer una película sobre la guerrilla, y desde el principio tenía claro que mi documental mostraría a las personas más allá de la ideología y de las ideas políticas, quería ver qué humanidad persiste o resiste en un mundo de violencias” explica Germán Reyes.
La protagonista, Camila, es una mujer que “vive y sobrevive en la selva”, y, según Reyes, “es interesante un personaje principal con esta fuerza”.
Sobre el proceso de producción del documental, Paula Saénz cuenta que por la comunidad guerrillera de la zona fue una sorpresa la llegada de Reyes, ya que estaban en un lugar muy profundo de la selva de Colombia, donde “nunca entraba población civil, y menos, a grabar”.
Según el ex-combatiente, “la forma en cómo Germán ha desarrollado el filme ha conseguido que ‘La flor de la lengua de vaca’ se convierta en algo más que un documental, es una historia de vida, una historia humana más allá de las armas”.
“Nosotros no somos máquinas de guerra, somos seres humanos que pensamos diferente, que optamos por la lucha armada porque con la lucha política nos estaban matando”, ha afirmado la ex-guerrillera.
“La flor de la lengua de vaca”, de Germán Reyes Ruiz se exhibe en la Competencia de Cortos VI / Viernes 28 de septiembre / 20hs / Taller de Teatro UNLP – Sala A

M.A.M.O.N. (Monitor Contra Mexicanos A Nivel Nacional), una distopía no tan lejana

Un colectivo de realizadores uruguayos creó un cortometraje de ciencia ficción en clave de humor negro que imagina un futuro apocalíptico para los latinos bajo el gobierno de Donald Trump.
“Empezó con una idea de crear un manifiesto caprichoso y humorístico para cambiar al mundo, así fuera por un momento, con lo que sabemos hacer: cortos de este estilo”, afirma Ale Damiani, el director de M.A.M.O.N.
Según Damiani, “Mamón significa imbécil y engreído y, al combinar su definición con una estética comunista y robótica, el todo funciona muy bien con el personaje que es Donald Trump. La sigla (Monitor Against Mexicans Over Nationwide) la inventamos con un amigo, para darle ese toque de tecnología así no diga nada en español”, afirma.
Para el director, esta fue la oportunidad para utilizar todo lo que Trump decía, su manifiesto, y hacer así una especie de espejo que representara lo que dice con imágenes fuera de contexto. Todo está representado con humor negro: desde el muro, las misses, las abuelas, los comerciantes. Hay mucho más que estereotipos, según Damiani, “a veces hablar de estereotipo es hablar del promedio, no es decir que todos los mexicanos son así, sino que se habla de una gran mayoría que sí es así”.
“Somos latinos y nos vale madre el señor Trump, este corto es un espejo de él”. Por eso, con este proyecto que empezaron, la idea es volverse una especie de superhéroe digital con las ganas de arreglar el mundo un poquito, así fuera de mentira. Ahora, y para ese fin, surgió una página independiente llamada We Can Fx It, creada por los realizadores de M.A.M.O.N. que se va a encargar de crear cortos de este estilo, que tengan humor negro y hablen sarcásticamente sobre realidades del mundo.
M.A.M.O.N. (Monitor Contra Mexicanos A Nivel Nacional)  de Ale Damiani, se exhibe en la Competecia de Cortos II / Lunes 24 de septiembre a las 20hs en la Sala Polivalente